El Cacereño se hace fuerte en el derbi

Los jugadores del Cacereño, celebrando un gol. CARLA GRAW

3-Cacereño: Alfonso, Pedro, Capa, Traoré, Gomis, Bermu (min. 53, Clausí), Ruyman, Karim, Telles (min. 80, Samu Manchón), Iván Fernández y David Grande (Solano, min. 69).

0-Diocesano: Miguel, Ginés González, Varona, Sahuquillo, Rubén del Valle, Dani Sales (min. 69, Diego Rivera), Assan (min. 80, Pliego), Javi González (min. 80, Pablo Margallo), Makanjoula (min. 69, Pablo Guerrero), PItu Viera (min. 59, Juanjo Chavalés) y Rayco.

Goles: 1-0: m. 16:Karim. 2-0-Min. 90: Solano. 3-0-MIn. 90+2: Samuel Manchón.

Árbitro: Néstor Holgueras Castellanos (Comité de Castilla-León). Tarjetas a los locales Capa, David Grande, Traoré, Gomis y al portero suplente, Iván Moreno. También roja directa al visitante Rayco (min- 77) y amarillas a Juanjo Chavalés (dos, expulsado en el 89), Sahuquillo, Pitu Viera y Varona.

Incidencias: Encuentro de la séptima jornada del grupo V de la Segunda Federación disputado en el estadio Príncipe Felipe ante la presencia de 2.646 espectadores (cifra oficial).

El Cacereño se llevó el derbi con todas las de la ley, con justicia divina pero también mundana. Fue mejor que el Diocesano, tanto en el marcador (3-0), como en el juego. Acaparó el balón durante gran parte del duelo, creó más ocasiones, fue más incisivo y tuvo más descaro ante un rival demasiado tímido y que acabó desquiciado y superado. El peso de la historia del CPC, más evidente, se plasmó en el terreno de juego, algo que en varios antecedentes no ha sucedido.

Julio Cobos sorprendió dejando fuera de la alineación a varios miembros honorarios de su guardia pretoriana: ni Luis Aguado ni Clausí estaban en el equipo titular. Tampoco Samu Manchón. A cambio, otorgaba la oportunidad al mexicano Telles, marginal hasta el momento. El técnico de Valdehornillos, con las cartas marcadas durante mucho tiempo, ahora es imprevisible en sus planteamientos iniciales.

Adolfo Senso, otro entrenador al que es siempre complicado adivinar sus intenciones pero que tampoco hace nada al azar, no colocó en el once a su referencia de espíritu: Juanjo Chavalés, con problemas físicos. Por ahí empezó a perder el partido El lateral derecho de las últimas jornadas, el canterano Manu, no estaba ni siquiera convocado, puede que también lesionado. Colocó en esa zona al polivalente Varona.

Salió el Cacereño mucho más tenso e intenso, avisando de sus intenciones con Telles al mando en la ofensiva. El dominio era absoluto, con un Diocesano timorato y perdiendo balones a espuertas con sus jugadores más cerebrales desacertados. Ni Dani Sales ni Javi González, flojos, tuvieron su día. Tampoco Assan.

Tuvieron varias opciones los locales, especialmente Karim, una de ellas en el minuto 7, desbaratada por Miguel Cordero en su parada. Robaba fácil el CPC hasta que se desesperezaron los visitantes. Fue demasiado tarde, visto lo visto.

La mejor oportunidad, sin embargo la tuvieron los rojillos, con una falta botada por Javi González rematada alta de cabeza, en inmejorable coyuntura, por Ginés (min. 15). El balón se marchó cerca del marco de Alfonso.

Lo que depara el imprevisible código del fútbol:en la siguiente acción, otra falta al área y tanto directo de Karim, que lanzó directo y el balón se colocó entre la maraña de futbolistas (1-0-Min. 16), quizá con roce de Varona incluido. Malas perspectivas para el Dioce, que además tenía ya a dos de sus defensas (Varona y Sahuquillo) con tarjeta amarilla.

Un espectacular Karim cogió el mando en la derecha. Qué partido el suyo. Él solo causó verdaderos estragos a sus rivales con su velocidad y regate para infundir verdadero pavor en la defensa rojilla. El Cacereño estaba siendo ampliamente superior, aunque en el final del primer acto el Dioce reaccionó y tocó algo más el balón, eso sí, sin peligro alguno.

Segunda mitad

En el segundo acto el Diocesano salió menos acomplejado. Tocó y tocó mejor el cuadro visitante. El partido se ralentizó. Salió Juanjo Chavalés, que a modo de presentación soltó un obús que silbó en el larguero local (min 61). La tuvo después Iván, que lanzó a las manos de un Miguel Cordero contínuamente abroncado desde la grada por el altercado que tuvo al final del primer tiempo con un recogepelotas que generó cierta tensión en el campo, antes de ir a vestruarios.

El Dioce, físicamente también aparentemente más flojó, pareció claudicar, El partido se enredó y el CPC volvió a perdonar con Karim de protagonista estelar. Gomis, sobradísimo, estaba también en la nómina de futbolistas sobresalientes.

Llegó la muy rigurosa expulsión de Rayco (min. 78) y la oportunidad de Clausí antes de la resolución final. El encuentro estaba ya para poco más allá de una acción puntual y a partir de ahí todo le salió perfecto a unos y peor imposible a los otros.

Hubo tiempo para la resolución final. Primero con la la expulsión de Juanjo Chavalés por doble tarjeta y después los goles de Rubén Solano tras muy buena asistencia de Samu Manchón (2-0, min. 90) y del propio almendralejense en acción personalísima (3-0, min. 90+2). El marcador había hecho justicia tras un partido en el que el ambiente de fútbol bien entendido, sin absurdos enfrentamientos, fue lo más sobresaliente.

Julio Cobos y Adolfo Senso coinciden en que el Cacereño fue mejor

El entrenador del Cacereño, Julio Cobos, consideró que tenía que encontrarse «muy contento» por doble motivo, por el resultado y «por cómo se ha comportado» su equipo. Cobos destacó la «fluidez» del juego de sus futbolistas, especialmente en el primer tiempo. «El resultado del final ya nos lo merecíamos en el primer tiempo», destacó el técnico verde, que alabó en concreto a Telles, su gran sorpresa en la alineación titular. «Ha hecho un gran partido, ya sabíamos la gran calidad que tiene». También festejó que el equipo hubiera mejorado su rendimiento en relación al partido ante el Leganés B y que se hubieran conseguido dos triunfos en dos domingos consecutivos en casa. Del mismo modo, ensalzó el hecho de que cualquier futbolista puede ser titular sin que el equipo lo note negativamente.

Mientras, el entrenador del Diocesano, Adolfo Senso, vino a reconocer la superioridad del Cacereño en el global del partido, asumiendo incluso que su equipo había estado «mal», en especial en el primer tiempo. «Nos ha faltado crear más ocasiones», apuntó, diciendo también que sus jugadores del medio del campo no habían tenido su día-»Tras el descanso hemos conseguido mejorar un poco», afirmó. También advirtió que «no es excusa» que su equipo pueda quejarse de cuestiones puntuales como las expulsiones o los problemas físicos de jugadores como Juanjo Chavalés. Ante todo ello y teniendo en cuenta el futuro de los próximos partidos, el entrenador montanchego del Diocesano dijo que lo que tiene que hacer su equipo es «trabajar» en los entrenamientos para conseguir seguir con una línea positiva anterior, cortada este.

Fuente: José María Ortiz (Periódico Extremadura)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *