Javi Ros, un refuerzo de primer nivel para la medular del Badajoz

Javi Ros el pasado curso en las filas del Amorebieta. / SD Amorebieta

El Badajoz ha roto la baraja con la incorporación de Javi Ros, futbolista sobradamente contrastado y que sube exponencialmente el nivel de su medular. El centrocampista nacido en Pamplona, pero criado en Tudela, (16/02/1990) llega procedente del Zaragoza, del que se desvinculó a mediados de julio y con el que le restaba un año de contrato. La pasada temporada estuvo casi inédito en la escuadra maña a las órdenes de Juan Ignacio Martínez, contando únicamente con unos minutos en la Copa del Rey, motivo por el que buscó una salida en el mercado invernal.

Fue en forma de cesión y recaló en el Amorebieta, de Segunda División, con el que no pudo lograr la permanencia. En la disciplina vasca sí adquirió un papel protagonista, disputando todos los encuentros desde su llegada a principios de febrero, aunque simultaneando suplencias en los primeros compases hasta que alcanzó un punto óptimo de forma, encadenando después diez titularidades consecutivas en los doce últimos encuentros del curso.

Javi Ros se crió desde muy pequeño en los escalafones inferiores de la Real Sociedad, llamando la atención de Juanma Lillo, por entonces técnico del primer equipo, quien lo hizo debutar en mayo de 2009 en Segunda cuando ya estaba plenamente consolidado en el Sanse, filial blanquiazul. Se estrenaría en la élite en la derrota liguera ante el Barcelona (5-1) en la 2012/13, tras pasar a préstamo por el Eibar en Segunda B. Un año después tendría la oportunidad de jugar la fase de grupos de la Champions League, saliendo en los últimos instantes del choque frente al Bayer Leverkusen y acumulando 21 minutos ante el Shakhtar.

Su siguiente destino fue el Mallorca, en el que permaneció durante dos temporadas en Segunda, haciéndose acreedor del brazalete de capitán con apenas 25 años. Fue el paso previo a su llegada al Zaragoza en enero de 2016, con el que firmó un contrato que vencía en junio de ese mismo año, pero pronto dejó su impronta ganándose la renovación y más tarde se erigiría como líder del vestuario ostentando la capitanía. En 2020, una lesión de rodilla sufrida en febrero le obligó a perderse la mitad de la temporada, misma situación que el curso siguiente, en el que unos problemas musculares le dejaron en el dique seco varios meses, lo cual se tradujo en que perdió presencia en los planes de sus entrenadores y se terminó marchando al Amorebieta.

Es un todocampista que domina cada una de las facetas del juego en la sala de máquinas, con despliegue físico, visión de juego y buen toque de balón. Pero el Badajoz además adquiere carácter, veteranía, experiencia y liderazgo, incorporando un perfil de jugador que no abunda en el plantel blanquinegro, con Kike Royo como principal voz autorizada. Isaac Jové se mostró muy satisfecho por poder contar con él en la rueda de prensa de este viernes previa al choque ante la Cultural Leonesa (Reino de León, domingo, 19.30 horas).

«Buscábamos alguien con peso, con capacidad, un referente en el centro del campo, nos viene muy bien. Es algo que nos ha caído del cielo, porque era difícil encontrar un jugador de esas cualidades en esta categoría y es un refuerzo importante», comentaba al respecto, aunque no pudo garantizar que esté disponible para el debut liguero: «El club está en ello, se está tramitando, pero me lo tienen que confirmar en las próximas horas, no lo puedo decir al cien por cien». En el listado de inscritos del Badajoz no figura de momento el futbolista navarro ni tampoco Álvaro Sánchez, que podría ser la ficha sénior que liberara la entidad, ya que en estos momentos excede en una las permitidas. Sobre esta cuestión, el técnico catalán no quiso pronunciarse y se limitó a expresar que «son cosas que se están abordando internamente».

En cuanto a las necesidades de la plantilla, no dudó en señalar la posición del ‘nueve’ como la que más se precisa apuntalar, especialmente si se confirma la marcha del delantero madrileño, lo cual dejaría a Francis Ferrón como única pieza específica para ese rol. Lejos de preocuparle no tener el grupo cerrado, admite que prefiere llegar a este tramo de la pretemporada con vacantes libres. «Siempre hay gente que sale a última hora porque no cuentan con ellos o están en proceso de rescindir sus contratos. Es importante tener algo abierto porque son situaciones que se pueden dar», añadió.

Fuente: Manuel García (Diarío Hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *