Sin gol no hay ni paraíso ni victorias para el Montijo

Abraham Pozo. / R.M.

0 – Montijo: Izan; Pedro Toro, Luis Madrigal (Gideon, m.75), Gabri, Javi Chino, Rodao, Abraham Pozo, Fernando Pino (Cristo García, m.63), Barragán, Yeray González (Raíllo, m.63), Cristo Medina (Batanero, m.63).

0 – Estepona: Razak; Kike Pina, Ezequiel, Lolo Guerrero, Valdés, Toño Calvo, Toledano (Álvaro Sánchez, m.61), Hakim (Narbona, m.74), Junior (Usuardi, m.64), Domingo, Tahiru.

Árbitro: Enrique Morona del Campo (Madrid). Amonestó con amarilla a los locales Abraham Pozo y Barragán; y a los visitantes Hakim y Domingo.

Estadio: Municipal Emilio Macarro de Montijo. 550 espectadores.

Al Montijo le sigue faltando un punto de regularidad en esta su segunda temporada en Segunda Federación si quiere soñar con estar algo más arriba de los puestos de la salvación. El conjunto de Juan Marrero cedió otro empate en casa, esta vez ante el Estepona (0-0), donde lo alarmante no fue la falta de victoria, sino la falta de grandes oportunidades para haber alcanzado algún gol. Le faltó fútbol, mordiente y ocasiones a este Montijo que no termina de encontrarle el pulso a la temporada y ante un correcto Estepona, que deprisa y corriendo sigue sumando puntos, pese a haber llegado en el descuento a la categoría.

Fue un partido insulso, carente de goles, grandes oportunidades y, por momento, de ritmo. Cierto es que en el Emilio Macarro, por las características del campo y sus dimensiones, en cualquier momento pueden pasar cosas. Pero ayer apenas ocurrieron. 

A Marrero le siguen faltando goles de sus delanteros. Raíllo, Cristo Medina y Cristo García siguen sin estrenarse esta temporada. A algunos de ellos ya se le ve con ligera ansiedad en algunas fases del juego. Y eso no ayuda.

Durante la primera parte del Montijo lo más peligroso fue un disparo de Cristo Medina, desde lejos, que se marchó desviado. Por parte del Estepona también hubo un acercamiento con peligro en las botas de Domingo, pero su disparo también se marchó desviado de la portería de Izan, que está supliendo con nota la ausencia de Sergio Tienza, al que se le espera recuperado la próxima semana.

En la segunda parte, el Estepona aprovechó el letargo de un Montijo apagado para generar peligro y estar a punto de llevarse el gato al agua. Nada más salir de vestuarios, Toledano avisó con un mano a mano que resolvió correctamente el portero extremeño del Montijo. Y minutos más tarde, de nuevo Toledano estuvo a punto de marcar para el Estepona, pero su golpeo desde lejos se marchó lamiendo el travesaño.

El Montijo, sin embargo, fue un constante quiero y no puedo sobre la portería de Razak, muy seguro durante toda la mañana en el municipal montijano. 

Marrero trató de dar mordiente al ataque con Cristo García y Raíllo, que salieron en la segunda mitad, pero el equipo no tuvo clarividencia. Eso sí, en defensa volvió la seguridad tras la goleada en campo del filial del Atlético.

De los tres partido disputados en casa, el Montijo no ha perdido ninguno, pero es cierto que ha empatado dos de ellos ante rivales que, teóricamente, deberían estar por debajo de su clasificación. Además, el equipo no se está mostrando tan feroz como se le esperaba este año en sus partidos de casa, donde es fundamental ganar puntos de tres e tres si se quiere soñar con una fase de ascenso a superior categoría. De momento, el Montijo pierde algo de comba y está más pendiente de la parte baja que de la de arriba.

Fuente: Rodrigo Morán (Periódico Extremadura)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *